El destino del Mundo

Dios creó nuestra historia y a ÉL nos debemos

viernes, 13 de julio de 2018

EL PENTECOSTES

¿Hoy en día seremos capaces de entregarnos unos a otros en ayuda material y espiritual como hicieron los primeros cristianos?


El Espíritu Santo es el Creador Que se manifiesta en la Creación a través de los Adeptos espirituales Que se han unido con Él y han alcanzado la Autorrealización total (o Realización de Dios) y también a través de Aquellos Que no han entrado todavía en la Morada del Creador, pero han alcanzado la Unión con el Espíritu Santo.
El Espíritu Santo dirige la actividad de otros espíritus que se encuentran en etapas más tempranas de su desarrollo evolutivo. Él también dirige a los practicantes espirituales que están progresando en el Camino dándoles, por ejemplo, la información profética. Jesús dijo sobre esto lo siguiente: «Pero cuando Él, el Espíritu de la Verdad, venga, los guiará a toda la verdad, porque no hablará por Su propia cuenta, sino que dirá lo que oiga (del Padre y de Jesús) (…)» (Juan 16:13).
Mucho antes de que Jesús dijera estas palabras, el Espíritu Santo participó en la preparación de Su venida a la Tierra (Mateo 1:20) dando a las personas las señales milagrosas de Su misión especial (Lucas 2:25-35; 3:21; Mateo 3:16) y después el Mismo Espíritu Santo participó en la organización del trabajo de Jesús en la Tierra (Lucas 4:1).



Hechos 2:41-47 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

41 Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas.
42 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.

La vida de los primeros cristianos

43 Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles.
44 Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas;
45 y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno.
46 Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón,
47 alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.


martes, 10 de julio de 2018

¿DIOS O LOS HOMBRES?






                            DIOS Y SU LEY POR ENCIMA DE LOS HOMBRES

                   ( Catecismo de la iglesia Católica)

EL TERCER MANDAMIENTO “Recuerda el día del sábado para santificarlo. Seis días trabajarás y harás todos tus trabajos, pero el día séptimo es día de descanso para el Señor, tu Dios. No harás ningún trabajo” (Ex 20, 8-10; Cf. Dt 5, 12-15). “El sábado ha sido instituido para el hombre y no el hombre para el sábado. De suerte que el Hijo del hombre también es Señor del sábado” (Mc 2, 27-28). I EL DÍA DEL SÁBADO 2168 El tercer mandamiento del Decálogo proclama la santidad del sábado: “El día séptimo será día de descanso completo, consagrado al Señor” (Ex 31, 15). 2169 La Escritura hace a este propósito memoria de la creación: “Pues en seis días hizo el Señor el cielo y la tierra, el mar y todo cuanto contienen, y el séptimo descansó; por eso bendijo el Señor el día del sábado y lo hizo sagrado” (Ex 20, 11). 2170 La Escritura ve también en el día del Señor un memorial de la liberación de Israel de la esclavitud de Egipto: “Acuérdate de que fuiste esclavo en el país de Egipto y de que el Señor tu Dios te sacó de allí con mano fuerte y tenso brazo; por eso el Señor tu Dios te ha mandado guardar el día del sábado” (Dt 5, 15). 2171 Dios confió a Israel el sábado para que lo guardara como signo de la alianza inquebrantable (Cf. Ex 31, 16). El sábado es para el Señor, santamente reservado a la alabanza de Dios, de su obra de creación y de sus acciones salvíficas en favor de Israel. 2172 La acción de Dios es el modelo de la acción humana. Si Dios “tomó respiro” el día séptimo (Ex 31, 17), también el hombre debe “descansar” y hacer que los demás, sobre todo los pobres, “recobren aliento” (Ex 23, 12). El sábado interrumpe los trabajos cotidianos y concede un respiro. Es un día de protesta contra las servidumbres del trabajo y el culto al dinero (Cf. Ne 13, 15-22; 2 Cro 36, 21). 2173 El Evangelio relata numerosos incidentes en que Jesús fue acusado de quebrantar la ley del sábado. Pero Jesús nunca falta a la santidad de este día (Cf. Mc 1, 21; Jn 9, 16), sino que con autoridad da la interpretación auténtica de esta ley: “El sábado ha sido instituido para el hombre y no el hombre para el sábado” (Mc 2, 27). Con compasión, Cristo proclama que “es lícito en sábado hacer el bien en vez del mal, salvar una vida en vez de destruirla” (Mc 3, 4). El sábado es el día del Señor de las misericordias y del honor de Dios (Cf. Mt 12, 5; Jn 7, 23). “El Hijo del hombre es Señor del sábado” (Mc 2, 28).




                      LA CONTRADICIÓN DE LOS HOMBRES CON DIOS

                        ( Catecismo de la iglesia Católica)


II EL DÍA DEL SEÑOR ¡Este es el día que ha hecho el Señor, exultemos y gocémonos en él! (Sal 118, 24). El día de la Resurrección: la nueva creación 2174 Jesús resucitó de entre los muertos “el primer día de la semana” (Mt 28, 1; Mc 16, 2; Lc 24, 1; Jn 20, 1). En cuanto es el “primer día”, el día de la Resurrección de Cristo recuerda la primera creación. En cuanto es el “octavo día”, que sigue al sábado (Cf. Mc 16, 1); Mt 28, 1), significa la nueva creación inaugurada con la resurrección de Cristo. Para los cristianos vino a ser el primero de todos los días, la primera de todas las fiestas, el día del Señor (“Hè kyriakè hèmera”, “dies dominica”), el “domingo”: Nos reunimos todos el día del sol porque es el primer día (después del sábado judío, pero también el primer día), en que Dios, sacando la materia de las tinieblas, creó al mundo; ese mismo día, Jesucristo nuestro Salvador resucitó de entre los muertos (S. Justino, Apol. 1,67). El domingo, plenitud del sábado 2175 El domingo se distingue expresamente del sábado, al que sucede cronológicamente cada semana, y cuya prescripción litúrgica reemplaza para los cristianos. Realiza plenamente, en la Pascua de Cristo, la verdad espiritual del sábado judío y anuncia el descanso eterno del hombre en Dios. Porque el culto de la ley preparaba el misterio de Cristo, y lo que se practicaba en ella prefiguraba algún rasgo relativo a Cristo (Cf. 1 o 10, 11): Los que vivían según el orden de cosas antiguo han pasado a la nueva esperanza, no observando ya el sábado, sino el día del Señor, en el que nuestra vida es bendecida por Él y por su muerte. (S. Ignacio de Antioquía, Magn. 9, 1). 2176 La celebración del domingo cumple la prescripción moral, inscrita en el corazón del hombre, de “dar a Dios un culto exterior, visible, público y regular bajo el signo de su bondad universal hacia los hombres” (S. Tomás de A., s. th. 2-2, 122, 4). El culto dominical realiza el precepto moral de la Antigua Alianza, cuyo ritmo y espíritu recoge celebrando cada semana al Creador y Redentor de su pueblo. La Eucaristía dominical 2177 La celebración dominical del día y de la Eucaristía del Señor tiene un papel principalísimo en la vida de la Iglesia. “El domingo, en el que se celebra el misterio pascual, por tradición apostólica, ha de observarse en toda la Iglesia como fiesta primordial de precepto” (? CIC can. 1246, 1). "Igualmente deben observarse los días de Navidad, Epifanía, Ascensión, Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, Santa María Madre de Dios, Inmaculada Concepción y Asunción, San José, Santos Apóstoles Pedro y Pablo y, finalmente, todos los Santos" (? CIC can. 1246, 1). 2178 Esta práctica de la asamblea cristiana se remonta a los comienzos de la edad apostólica (Cf. Hch 2, 42-46; 1 Co 11, 17). La carta a los Hebreos dice: “No abandonéis vuestra asamblea, como algunos acostumbran hacerlo, antes bien, animaos mutuamente” (Hb 10, 25). La tradición conserva el recuerdo de una exhortación siempre actual: “Venir temprano a la iglesia, acercarse al Señor y confesar sus pecados, arrepentirse en la oración... Asistir a la sagrada y divina liturgia, acabar su oración y no marcharse antes de la despedida... Lo hemos dicho con frecuencia: este día os es dado para la oración y el descanso. Es el día que ha hecho el Señor. En él exultamos y nos gozamos. (Autor anónimo, serm. dom.). 2179 “La parroquia es una determinada comunidad de fieles constituida de modo estable en la Iglesia particular, cuya cura pastoral, bajo la autoridad del obispo diocesano, se encomienda a un párroco, como su pastor propio” (? CIC can. 515, 1). Es el lugar donde todos los fieles pueden reunirse para la celebración dominical de la Eucaristía. La parroquia inicia al pueblo cristiano en la expresión ordinaria de la vida litúrgica, le congrega en esta celebración; le enseña la doctrina salvífica de Cristo. Practica la caridad del Señor en obras buenas y fraternas: No puedes orar en casa como en la iglesia, donde son muchos los reunidos, donde el grito de todos se eleva a Dios como desde un solo corazón. Hay en ella algo más: la unión de los espíritus, la armonía de las almas, el vínculo de la caridad, las oraciones de los sacerdotes. (S. Juan Crisóstomo, incomprehens. 3, 6). La obligación del domingo 2180 El mandamiento de la Iglesia determina y precisa la ley del Señor: “El domingo y las demás fiestas de precepto los fieles tienen obligación de participar en la misa” (? CIC can. 1247). “Cumple el precepto de participar en la misa quien asiste a ella, dondequiera que se celebre en un rito católico, tanto el día de la fiesta como el día anterior por la tarde” (? CIC can. 1248, 1). 2181 La Eucaristía del domingo fundamenta y confirma toda la práctica cristiana. Por eso los fieles están obligados a participar en la Eucaristía los días de precepto, a no ser que estén excusados por una razón seria [por ejemplo, enfermedad, el cuidado de niños pequeños] o dispensados por su pastor propio (Cf. ? CIC can. 1245). Los que deliberadamente faltan a esta obligación cometen un pecado grave.”


" Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres" ( Hechos 5:29)

Saquen sus propias conclusiones

Eliseo Cuesta





jueves, 24 de mayo de 2018

EL GRAN ENGAÑO PARA LOS CRISTIANOS QUE SABEN DE LA PALABRA DE DIOS






Los cristianos que esperamos la venida del Señor sabemos muy bien que Satanás se está preparando para engañar a todo el mundo mediante su poder obrador de milagros y que pronto se hará pasar por Cristo mismo. Gracias a la Biblia y a los escritos de Elena White, conocemos cada detalle sobre el gran engaño del enemigo.
"El acto capital que coronará el gran drama del engaño será que el mismo Satanás se dará por el Cristo. Hace mucho que la iglesia profesa esperar el advenimiento del Salvador como consumación de sus esperanzas. Pues bien, el gran engañador simulará que Cristo habrá venido. En varias partes de la tierra, Satanás se manifestará a los hombres como ser majestuoso, de un brillo deslumbrador, parecido a la descripción que del Hijo de Dios da San Juan en el Apocalipsis. La gloria que le rodee superará cuanto hayan visto los ojos de los mortales. El grito de triunfo repercutirá por los aires: “¡Cristo ha venido!” “¡Cristo ha venido!” (EUD 139).
Seamos honestos, los que creemos en la Palabra de Dios  nos sentimos seguros y mejor preparados que los demás para el tiempo del fin. "A mi Satanás no me va a engañar," suele decir el corazón vanidoso. Pero lo que muchos no saben es que Satanás tiene otro gran engaño preparado especialmente para el remanente que guarda los mandamientos de Dios y tiene el testimonio de Jesús (el espíritu de la profecía), Apocalipsis 12:17; 19:10. La estrategia del diablo para vencernos y engañarnos es más sutil y más cruel de lo que muchos se imaginan: Satanás ataca al profeta de Dios que ayuda a revelar sus secretos y engaños al pueblo de Dios y cuyos escritos nos instan a rendirle a Dios una obediencia más fiel.
Los ataques a un profeta de Dios que desenmascara los planes siniestros del enemigo ya han sucedido antes. En el libro de 2 Reyes capítulo 6:8-14, encontramos una ocasión cuando el profeta Eliseo muestra más de una vez al pueblo de Dios los planes secretos de guerra del enemigo. La Biblia dice que el rey de Siria se turba y piensa que uno de los suyos es "del rey de Israel." Entonces uno de sus siervos le declara al rey la verdad: "No, rey señor mío, sino que el profeta Eliseo está en Israel, el cual declara al rey de Israel las palabras que tú hablas en tu cámara más secreta" (v 12). El rey inmediatamente envía un gran ejercito para prender al profeta. La ciudad en donde se encontraba Eliseo es sitiada.
Nunca debemos olvidar que el enemigo ataca a los "profetas de Dios". Satanás todavía odia a cualquiera que puede descubrir sus secretos de guerra al pueblo de Dios en el gran conflicto. Los cristianos que escudriñamos las Escrituras somos un pueblo con mucha luz y con grandes privilegios espirituales. A nosotros se nos dio una luz menor que junto con la Biblia ayuda a descubrir los planes secretos de Satanás para el tiempo del fin. Si, los escritos de Elena White son los testimonios del Espíritu de Dios para ayudarnos a salir victoriosos en la lucha contra el mal. ¿Pero que esta pasando hoy con los escritos de Elena White? ¿Cuantos de nosotros los estamos leyendo y obedeciendo? ¿No es verdad que hoy Elena White es atacada por enemigos similares a los que atentaron contra el profeta Eliseo? Tristemente muchos hoy dudan de los escritos de Elena White así como otros dudan de la Biblia. Bien dice la Palabra de Dios que "Satanás se fue hacer guerra contra los otros de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesus (el espíritu de la profecía)," Apoc. 12:17. El enemigo odia al profeta entre nosotros.
¿Y que mal le ha hecho Elena White al diablo para que este la ataque tan cruelmente? Pues nada; ella, como la Biblia, solo nos exhorta a obedecer a Dios y a dejar el pecado en todas sus formas. Elena White nos advierte de peligros que otros desconocen y desenmascara todos los planes de ataque del enemigo. Tan fieles son todos sus escritos a la enseñanza Bíblica que cualquier desvío de lo que ella escribió lleva con el tiempo al rechazo completo de la Biblia: "Es el plan de Satanás debilitar la fe del pueblo de Dios en los Testimonios. Luego sigue el escepticismo respecto a los puntos vitales de nuestra fe, los pilares de nuestra posición, después la duda hacia las Sagradas Escrituras, y luego la marcha descendente hacia la perdición. Cuando se duda y renuncia a los Testimonios, en los cuales una vez se creyó, Satanás sabe que los engañados no se detendrán allí; redobla sus esfuerzos hasta que los lanza en abierta rebelión, la que se torna incurable y termina en destrucción." —Testimonies for the Church 4:211. "Una cosa es cierta: los adventistas del séptimo día que adoptan su posición bajo la bandera de Satanás, primero abandonarán su fe en las advertencias y reproches contenidos en los testimonios del Espíritu de Dios." —Mensajes Selectos 3:93 (1903).
Tengamos mucho cuidado y estemos bien alertas a los ataques del enemigo. El gran engaño de Satanás para los Adventistas hoy no es la falsa venida de Cristo, es la desconfianza en y el descuido de los escritos de Elena White.
"El último engaño de Satanás se hará para que no tenga efecto el testimonio del Espíritu de Dios. “Sin profecía el pueblo será disipado”. Proverbios 29:18. Satanás trabajará hábilmente en diferentes formas y mediante diferentes instrumentos para perturbar la confianza del pueblo remanente de Dios en el testimonio verdadero." —Mensajes Selectos 1:54-55 (1890).
"No menospreciéis las profecías" 1 Tesalonicenses 5:20

(Dios pone y quita reyes y manda profetas al mundo para que conozcan la verdad)

Saludos
Eliseo Cuesta

domingo, 13 de mayo de 2018

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
Logo de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.svg
Fundador(es)Joseph Smith
Deidad o deidades principalesSantísima Trinidad
TipoCristianismo
Número de seguidores estimado15 634 199 (2016)1
Seguidores conocidos comoSantos de los últimos días, SUD, «mormones».
Escrituras sagradasBiblia (edición SUD),
Libro de Mormón,
Doctrina y Convenios,
Perla de Gran Precio
País o región de origenSalt Lake CityUtahEstados Unidos
País con mayor cantidad de seguidoresFlag of the United States.svg Estados Unidos
Templos1501
[editar datos en Wikidata]
La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es la principal denominación cristiana perteneciente al Movimiento de los Santos de los Últimos Días. Fue fundada por el estadounidense Joseph Smith el 6 de abril de 1830, en el oeste de Nueva York.2​ Inicialmente Smith pretendió establecer la Nueva Jerusalén en América del Norte, llamada Sion. En 1831, la iglesia se trasladó a Kirtland, Ohio (el límite Este de Sion), y comenzó a establecer un puesto de avanzada en el condado de Jackson, Misuri(“centro de” Sion), donde planeaba eventualmente mover la sede de la iglesia.34
Esta organización también se conoce como iglesia mormona (apodo derivado del Libro de Mormón) o iglesia SUD, si bien dichos nombres no son autorizados por la organización y no recomiendan su uso.5​ Sus miembros son usualmente llamados mormones, si bien ellos prefieren autodenominarse «santos de los últimos días».
Sus libros sagrados distintos de la Biblia, así como algunas de sus doctrinas personales y prácticas, son objeto de duras críticas por parte de diversas denominaciones protestantes y católicas más cercanas al cristianismo tradicional e histórico,6​ algunas de las cuales no reconocen los bautismos practicados por esta Iglesia.7
Tras la muerte de Joseph Smith, fueron surgiendo simultáneamente otras corrientes entre algunos miembros de la Iglesia, como por ejemplo la Comunidad de Cristo, con sus propios presidentes y congregaciones. También surgieron ciertas ramas más fundamentalistas, como la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, consideradas apóstatas, que mantuvieron la práctica de la poligamia,89​ originalmente practicada por Smith.101112
Esta Iglesia actualmente posee más de 15 millones de miembros y 88 mil misioneros, distribuidos en 29 mil congregaciones (denominados barrios y/o ramas) ubicadas en alrededor de 133 países.1​ El 46 % de los miembros reside en Estados Unidos y Canadá, y el 38 % en América Latina.13​ Su centro religioso y espiritual es Salt Lake City, capital del estado de Utah, de manera análoga a Ciudad del Vaticano para los católicos. En dicho estado, donde también se encuentran el Coro del Tabernáculo Mormón y la Universidad Brigham Young, los mormones conforman el 60 % de la población.14

Historia[editar]

Fundación de Joseph Smith[editar]

El Libro de Mormón, publicado por Joseph Smith en 1830, es uno de los libros sagrados de la Iglesia SUD.
Joseph Smith alrededor de 1842.
Esta iglesia fue fundada por el estadounidense Joseph Smith el 6 de abril de 1830 en la región occidental del estado de Nueva York, bajo el nombre de La Iglesia de Jesucristo.15​ Smith pretendía restaurar una Nueva Jerusalén en Nueva York, a la que llamaría Sión.[cita requerida]
Según Smith, en 1820, en la localidad de Palmyraestado de Nueva YorkDios y Jesucristo se contactaron con él para decirle que desaprobara y considerara como falsos todos los credos de las iglesias existentes hasta entonces. A este supuesto suceso actualmente se le conoce como «Primera Visión».1617​ Smith también dijo que el 21 de septiembre de 182318​ recibió una segunda visión, esta vez de un ángel llamado Moroni, el cual le indicó que sobre una colina cercana a Palmyra encontraría enterrados unos manuscritos en planchas de oro, los cuales serían un compendio de profetas pertenecientes a la América antigua. Tales escritos, redactados en una lengua extraña, serían supuestamente traducidos por Smith gracias a unas piedras de vidente denominadas «Urim y Tumim».19​ Este libro, denominado Libro de Mormón y según el cual Jesucristo habría visitado en persona América después de su resurrección, constituye uno de los textos canónicos de la religión.20​ Smith, con la ayuda de Martin HarrisOliver Cowdery y David Whitmer, publicó el libro por primera vez en 1830 en inglés. La primera traducción al castellano y otros idiomas apareció en 1886.21
Entre 1832 y 1842, Smith escribió por lo menos cuatro relatos acerca de la «Primera Visión». Estos relatos son similares en muchos aspectos, pero difieren tanto en sus énfasis como en algunos detalles. El relato de 1838 fue publicado en el libro Perla de Gran Precio, otro de los libros de referencia de la Iglesia.22

Movimiento de los Santos de los Últimos Días

Joseph Smith, fundador del movimiento.
El movimiento de los Santos de los Últimos Días es una denominación conformada por un grupo de iglesias cristianas escindidas a partir de la llamada Iglesia de Cristo, fundada por el estadounidense Joseph Smith en 1830.
La base de su doctrina la constituyen la Biblia, el Libro de Mormón, la recopilación denominada Doctrina y convenios y la Perla de gran precio, si bien esta última obra es rechazada por la Iglesia Remanente de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.[cita requerida]
Al movimiento se lo conoce informalmente como mormonismo, y a sus miembros como «mormones», si bien ellos mismos prefieren autodenominarse «santos de los últimos días».[cita requerida]
Estas iglesias se caracterizan por practicar o haber practicado ciertas doctrinas particulares ajenas a las demás denominaciones cristianas, tales como la poligamia, el matrimonio eterno, el bautismo de los muertos y la llamada «doctrina negra».

CRISTIANOS EN EL MUNDO: EXPOBIBLIA EN MOSTOLES

CRISTIANOS EN EL MUNDO: EXPOBIBLIA EN MOSTOLES: https://bit.ly/2IBYRxa Mi querid@ amig@: estas invitado a esta tremenda exposición de la Biblia que viene acompañada de la historia. Aqu...

viernes, 11 de mayo de 2018

EXPOBIBLIA EN MOSTOLES

https://bit.ly/2IBYRxa


Mi querid@ amig@: estas invitado a esta tremenda exposición de la Biblia que viene acompañada de la historia.
Aqui en Móstoles la gente necesita saber y conocer la Palabra De Dios. Gentilmente el ayuntamiento nos dió permiso.
Un abrazo
Eliseo Cuesta